Buscar

ojoelector

Ojo Elector es una página de Periodismo de servicio creada y administrada por estudiantes de Periodismo de la Universidad Abierta Interamericana. Tiene como objetivo acercarle al lector las propuestas de los candidatos presidenciales filtrando diariamente la información brindada por los medios de comunicación gráficos y las redes sociales acerca de sus declaraciones. Ojo Elector no busca transformarse en un referente de opinión, sino de información e interpretación. Para contarte cuales son las propuestas de los candidatos a presidente. Periodismo de servicio. Curación de contenidos sobre las propuestas de los candidatos presidenciales.

Etiqueta

José Luis Espert

José Luis Espert, su cierre de campaña

En la semana previa a las elecciones del pasado domingo, José Luis Espert tuvo numerosas presentaciones en medios televisivos. Asimismo, el martes 22 de octubre pasó por Rosario junto a su candidato a vice Luis Rosales y a su candidato a diputado nacional por Santa Fe, Gonzalo Mansilla de Souza.

Hizo su cierre de campaña en un galpón en Palermo en lo que se llamó la “Espert Fest”. Ahí, el candidato del Frente Despertar habló a sus votantes y bailó junto a su vice. Insistió en la necesidad de sumar fiscales a su frente para evitar el robo de boletas, y aseguró que seguirá trabajando para constituir en 2023 un frente en que él pueda ser el principal opositor del futuro gobierno.

Pese a que no realizó muchas más convocatorias, tuvo una gran presencia en las redes, que han sido su mejor medio de difusión a lo largo de la campaña. El domingo 27 de octubre se presentó a votar a las 10 de la mañana, e insistió a los medios que la grieta sigue siendo falsa.

En los comicios sacó un 1,47% de los votos, que serían casi 400 mil votos, lo que fue una reducción sustancial con respecto al resultado de las PASO (2,16%, o unos 550 mil votos). Una vez conocida la victoria del candidato del Frente de Todos Alberto Fernández, Espert brindó una conferencia en la que declaró que seguirá participando en política, y que será muy severo con el futuro presidente.

Espert en el segundo debate

El pasado domingo 20 de octubre se celebró el segundo debate presidencial, en que participaron los seis candidatos que disputarán la presidencia de Argentina el siguiente domingo 27. El candidato del Frente Despertar, José Luis Espert, tuvo una actuación que dio de qué hablar.

Habló, en primer lugar, de la inseguridad, y dijo que el problema es tan grosero que la política debe ponerse del lado de la víctima, al mismo tiempo que cargó contra el ex juez Eugenio Zaffaroni. Declaró que es preciso darle todo el apoyo a las fuerzas armadas, y propuso bajar la edad de imputabilidad a los 14 años: “delito de adulto, pena de adulto”, declaró. Y dijo que el derecho a voto de los reclusos queda circunscripto a que los delitos no sean altos.

Declaró que así como la Constitución consagra el derecho de huelga, también consagra el derecho a la libre circulación. Por eso, dijo que la manera de conjugarlo es que las calles y las rutas no deben ser cortadas, y que el piquetero que las corta debe ir preso. En ese punto le mandó un mensaje a Grabois, diciéndole que tenga “cuidado”.

En materia laborar, expresó que las leyes laborales de Argentina, basadas en la Carta del Lavoro de Mussolini, no han servido para mejorar la situación de los trabajadores sino para fortalecer una corporación sindical que ha transformado a los sindicalistas en una cofradía feudal de corruptos y delincuentes. De esta manera propuso “derribar definitivamente el edificio legal sobre el cual se han construido las relaciones laborales en Argentina”, empezando por “eliminar la indemnización por despido para reemplazarla por un subsidio de desempleo mucho más generoso en el tiempo y en el monto”.

Además propuso descentralizar la negociación colectiva, y dijo que, dada la enorme cantidad de impuestos al trabajo (que en Argentina son los más altos del mundo), es difícil que haya trabajadores en blanco. De esta manera declaró que es necesario realizar una reforma impositiva, así como eliminar los aportes patronales y reducir de manera gradual los aportes personales. Finalmente aclaró que si bien su propuesta puede parecer pro empresaria, de ninguna manera lo es, y preguntó cuál es el beneficio que los trabajadores han tenido con las leyes actuales en los últimos 80 años.

Un momento tenso se vivió cuando Espert se cruzó con Alberto Fernández y le preguntó si, a la luz de los procesamientos y las denuncias de los funcionarios kirchneristas, él no vio nada o fue cómplice, a lo que el candidato del Frente de Todos eludió la respuesta.

Espert cargó también contra la coparticipación federal de impuestos, que es un sistema en el que uno solo recauda, la AFIP, y 24 gobernadores gastan; esto, dijo, promueve la gestión irresponsable de los fondos públicos, y provoca que muchas provincias se conviertan en verdaderos feudos donde el gobernador es “un patrón de estancia que tiene agarrada a la sociedad con coimas, corrupción y miedo”.

Asimismo, dijo, el sistema de coparticipación busca la redistribución regional de recursos, lo que muchas veces hace que el pobre de una provincia rica financie al rico de una provincia pobre. De esa manera propuso eliminar la coparticipación para que las provincias financien sus gastos propios con recursos propios más los recursos federales que el gobierno le transfiera para financiar los gastos en salud y educación, que tienen que volver a ser un objetivo federal. Dijo que el monto de coparticipación federal de impuestos es igual a lo que se recauda de IVA por año, por lo que, eliminando ese sistema, se ayudaría mucho al bolsillo de la gente al punto de que hasta podría eliminarse el IVA.

Al cerrar el debate dedicó una palabras, primero, al presidente Mauricio Macri, reprochándole que grita “Sí se puede” mientras que durante 4 años “no pudo, no supo o no quiso”. Luego cargó contra Alberto Fernández, y le aclaró que si hace el grueso de las medidas que propone, le va a generar a la Argentina una crisis que “va a dejar chica a la crisis de Macri”. Concluyó diciendo que él llegó para quedarse, para defender a la gente de trabajo y esfuerzo y para defender a los jóvenes, que “creen que la única salida es Ezeiza”, y declaró que el futuro de Argentina es “liberal y ya comenzó”.

José Luis Espert y un perfil duro en el primer debate

El pasado domingo 13 de octubre se realizó el debate presidencial, y el candidato del Frente Despertar, José Luis Espert, tuvo una participación con propuestas que dieron de qué hablar. Entre ellas habló de las relaciones internacionales y criticó tanto al kirchnerismo como al macrismo sobre sus diferentes políticas internacionales, y subrayó que para reclamar la soberanía sobre las Islas Malvinas es preciso antes hacer los cambios estructurales de fondo para que Argentina alcance los niveles de vida de Reino Unido. Habló asimismo del tema de Venezuela, y calificó al régimen de Maduro de dictadura asesina al mismo tiempo que pidió que Argentina haga los máximos esfuerzos para remover al dictador venezolano de su cargo.

Al referirse a la deuda, advirtió que Argentina tiene que elegir entre abrir la economía y vivir del comercio a fin de dejar de tener que endeudarse, o bien elegir endeudarse pero respetando los contratos internacionales para evitar la misma situación ocurrida en 2001. Dijo que de los últimos veinte años, solo durante tres Argentina pagó la deuda regularmente, mientras que en el resto estuvo en estado de default y que la manera de salir de ese ciclo es dedicarse al comercio, que es “la manera genuina que los países hacen para crecer”. Dijo que el Mercosur fue “una mentira de apertura económica” de la que no se puede rescatar nada, y que el comercio sirve cuando se realiza con todo el mundo, y no solo con los pares iguales a Argentina.

Declaró que los principales responsables de la decadencia argentina son tres: los empresarios “prebendarios”, que dicen que sin el comercio internacional no se puede desarrollar una industria nacional, los políticos, que son “un conjunto de impresentables que ni siquiera pueden leer un discurso en el Congreso”, y la corporación sindical, que bajo el pretexto de la justicia social, “ha armado una maraña de leyes laborales cuya consecuencia son 5 millones de trabajadores en negro”. En ese sentido, dijo que Argentina tiene que seguir los pasos de países como Chile, Perú y, en menor medida, Paraguay, y que para eso hay que abocarse al libre comercio e impulsar un recorte impositivo. Finalmente cargó contra Hugo Moyano, a quien le dijo que deje de “currar con la justicia social”.

En lo referente a los derechos humanos, dijo que hoy en día en Argentina las organizaciones “curran” con ellos, por lo que pidió acabar con eso, y cuestionó en ese sentido la relación inexistente entre los derechos humanos y la estafa de “Sueños Compartidos”. Aclaró que los militares sin condena firme no deben sufrir prisiones preventivas, las que constituyen una forma de “venganza” contra ellos. Pidió que se deje de revisar la historia de los ‘70, pero que, antes de hacerlo, se juzgue a “los terroristas que mataron inocentes a mansalva”, en referencia a grupos como los montoneros.

Se expresó además a favor de la Educación Sexual Integral siempre y cuando ella no degenere en la ideología de género. Asimismo cuestionó la decisión de Alberto Fernández de crear un Ministerio de la Mujer, alegando que es inentendible que se agrande todavía más el estado, ya que el contribuyente “no es un extraterrestre que no paga impuestos, sino gente de trabajo y de esfuerzo”.

Al hablar sobre la educación, empezó citando a Sarmiento al decir que “todos los problemas son problemas de educación”, y a continuación pidió declarar a la educación servicio público, básico y esencial para limitar de esa manera el derecho de huelga para que los niños de escuelas públicas no pierdan tantos días de clase como ocurre año tras año. En ese punto le habló directamente al sindicalista Roberto Baradel, y le dijo claramente: “Basta de paros”.

Propuso además revisar el Estatuto Docente para examinar las concesiones excesivas por licencias, ausentismo y enfermedad, y prometió relanzar las Escuelas Técnicas para los chicos que no deseen continuar con estudios universitarios. Con respecto a la universidad pública propuso arancelarla para financiar con la recaudación del arancel becas para los estudiantes con mejores notas que no puedan afrontar los estudios. Finalmente dijo que es necesario restablecer el examen de ingreso a fin de que estudien únicamente quienes realmente deseen hacerlo.

Propuso, en materia de salud, quitarle las obras sociales a los sindicatos, ya que en ningún lugar del mundo se provee la medicina desde el sindicalismo. De esa manera podrá integrar los servicios de los hospitales públicos y la medicina pre-paga como funciona en Europa. Manifestó una gran emoción al poder cerrar el primer debate presidencial por ley. Dijo que la gente que votó entre Macri y Fernández votó dentro de una falsa grieta, ya que “hay una enorme similitud entre el macrismo y el kirchnerismo”; en ese sentido dijo que ambos tomaron medidas muy similiares, entre las que mencionó el cepo cambiario, impuestazos, controles de precios, entre otros. Acabó dando un mensaje a la ciudadanía diciendo que Macri no pudo evitar la vuelta del kirchnerismo, pero que Espert y su frente sí pueden hacerlo.

Nuevas declaraciones de José Luis Espert

El candidato a presidente del Frente Despertar, José Luis Espert, dio diferentes declaraciones en los últimos días. Retuiteó una noticia sobre una modificación liberal en Italia, celebrando que el país peninsular “achicó el Congreso: para ahorrar, eliminó 230 diputados y 115 senadores”, de modo de tomarlo como ejemplo para llevar a cabo en Argentina. Criticó también, en ese sentido, el hecho de que un diputado, con alrededor de 40 asesores cada uno, constituya una especie de pyme.

Además, dijo en una entrevista que para que Argentina crezca y salga de sus continuas crisis económicas “hay que dinamitar todo lo que se hizo en 50 años y arrancar de nuevo”. Insistió que el kirchnerismo y el macrismo son lo mismo, se mofó del #SíSePuede, y pidió a los votantes de Macri que en las próximas elecciones no gasten su voto en el presidente, “que ya perdió”, sino que voten al Frente Despertar a fin de que este quede para constituir una oposición futura frente al kirchnerismo.

Espert anticipó que, a sabiendas de que no va a ganar la presidencia en estas elecciones, tiene decidido presentarse como diputado en las elecciones legislativas de 2021 y nuevamente en las presidenciales de 2023. También dijo que es necesario llevar a cabo una reforma laboral, ya que las leyes laborales actuales perjudican a los trabajadores en lugar de beneficiarlos.

Propuestas del Frente Despertar

Las propuestas principales de José Luis Espert, del Frente Despertar, son las siguientes:

 

  1. Eliminar, o reducir a un mínimo muy bajo y uniforme, los aranceles a la importación, adscribiendo además a las disposiciones de la Organización Mundial del Comercio que implican la eliminación de toda restricción para importar, como las Licencias Automáticas y No Automáticas.
  2. Firmar tratados de libre comercio con todas las regiones o países que deseen acceder a nuestros mercados, en la medida que nosotros podamos acceder en términos similares a los suyos.
  3. Terminar con la práctica de gravar con derechos de exportación nuestras exportaciones de commodities, reemplazando la imposición a esos sectores con impuestos internos que graven la renta y no la producción agropecuaria, minera o hidrocarburífera.
  4. Bajar el gasto público del 40% del PBI de hoy a poco más de la mitad, 25% del PBI, que es el nivel promedio que Argentina tuvo durante los poco más de cuarenta años que van desde 1961 a 2002, antes del aluvión de gasto maníaco del kirchnerismo, continuado luego por el gobierno de Cambiemos. Para ello habría que despedir gradualmente a millones de empleados ñoquis, terminar con las jubilaciones y pensiones no sustentadas en aportes previos y eliminar el asistencialismo financiado con transferencias de dinero o tarifas políticas o sociales.
  5. La política distributiva debe focalizarse en atender a los sectores más desprotegidos, proveyendo la asistencia en especie que da una escuela básica gratuita, un comedor escolar gratuito, un hospital público gratuito, un entrenamiento laboral gratuito. Hay que cambiar dramáticamente de un asistencialismo en dinero, y por lo tanto incondicionado, que destruye la cultura del trabajo y genera clientes del populismo, a una asistencia que le permita a los marginados salir por sí mismos de la pobreza. Hay que enseñar a pescar y no regalar pescado. No será posible ser competitivos y revertir la decadencia que trae la existencia de un 50% de la población que vive (sin trabajar en algo útil) del otro 50%.
  6. Transformar los planes sociales en desembolsos en especie (comedores comunitarios, planes de salud y educación, etc.) para los que no quieran trabajar y en efectivo para que los que sí estén dispuestos a trabajar. En cualquier caso a medida que se genere empleo genuino se irán eliminando y entregando a cambio a sus ex beneficiarios una tarjeta que diga “Exento de Aportes Personales y Contribuciones Patronales por diez años”. Es preferible subsidiar transitoriamente empleos productivos a mantener gente aparentemente empleada en actividades que no agregan valor. El aumento de la oferta laboral para actividades genuinas es esencial para que la mayor inversión no enfrente cuellos de botella.
  7. La baja del gasto público es el único camino posible para una baja de la presión tributaria, que debe empezar por la eliminación de los impuestos distorsivos como el impuesto al cheque e Ingresos Brutos y continuar con una baja sustantiva de la tasa de los impuestos de alta evasión como el IVA y las cargas sociales sobre el trabajo, cuyo elevado nivel es un incentivo formidable para la evasión y la ampliación de la actividad informal.
  8. La baja del gasto público es también necesaria para mantener las cuentas fiscales equilibradas. La ausencia de déficit fiscales y en particular aquellos financiados con endeudamiento externo, es un imperativo en una economía abierta que necesita de un tipo de cambio competitivo para prosperar y crecer sostenidamente. Un endeudamiento público bajo o inexistente es además lo que permitiría un financiamiento barato para la expansión de las actividades privadas productivas.
  9. Un componente importante de la baja del gasto público deberá ser la reducción de los gastos del aparato político, cobijado en bancas y empleados excesivos en el Congreso, en las Legislaturas Provinciales, en los Consejos Municipales y en numerosas empresas y organismos estatales.
  10. Una parte sustantiva de la baja del gasto debe producirse en las Provincias y Municipios. Su reducción permitirá la eliminación de la coparticipación federal de impuestos, que es un sistema perverso de transferencias no condicionadas, que promueve el comportamiento económicamente irresponsable y políticamente feudal en las jurisdicciones locales. Si hay provincias que no pueden financiarse, hay que terminar con el artificio, regionalizando grupos de provincias para obtener jurisdicciones que sean autofinanciables.
  11. Todos los regímenes de promoción industrial y regional deben ser eliminados, tanto el régimen de Tierra del Fuego como cualquier otro régimen promocional en las Provincias. El desarrollo provincial debe ser genuino y para ello bastará con la liberación de impuestos a las exportaciones de commodities, mantener un tipo de cambio competitivo y liberar mano de obra para las actividades agroindustriales a través del achicamiento de los empleos provinciales y municipales.
  12. El sindicalismo debe perder su poder concentrado de extorsión política a través de huelgas generales. Para ello deberá eliminarse el “unicato” sindical, la afiliación obligatoria y la falta de democracia en la elección de los representantes de los trabajadores, prohibiendo las reelecciones continuas. El sindicalismo debe perder su rol de intermediador en la provisión de la salud a través de las Obras Sociales, rol que los sindicatos no cumplen en ningún país digno de ser considerado como modelo. Las negociaciones salariales deben ser por empresas, eliminando la negociación colectiva, que no contempla la situación diferencial de distintas empresas dentro de cada rama.
  13. Reformar a fondo el sistema educativo es un imperativo si pretendemos que nuestra gente compita con éxito en la economía mundial. Esto requiere eliminar el control que los sindicatos y las burocracias provinciales tienen sobre el sistema. El Estatuto del Docente debe ser eliminado y como contrapartida los docentes deben formarse y competir para progresar. Los maestros deben ser promovidos y remunerados según sus méritos. Los padres deben tomar un rol fundamental, fundado en la elección del colegio para sus hijos. Para ello el Estado debe subsidiar la educación básica, independientemente de dónde decida la familia enviar a su chico, sea una escuela pública o privada. Para que los padres tomen las mejores decisiones, deben existir exámenes estandarizados a nivel nacional de cobertura universal, que permitan comparar los rendimientos escolares de todas las escuelas. La inserción y competitividad internacional de nuestro sistema educativo debe ser alentada a través de la participación en los exámenes PISA o similares; y que haya un sistema público de becas a los mejores graduados universitarios con intención de dedicarse a la docencia para que se capaciten en las mejores universidades del mundo.

 

 

 

Perfil: José Luis Espert

El candidato a presidente José Luis Espert (Pergamino, 1961) pertenece al Frente Despertar, una coalición conformado por los partidos Ucedé (Unión del Centro Democrático) y Unite por la Libertad y la Dignidad. Lleva como vice presidente al periodista mendocino Luis Rosales. El Frente Despertar tiene una ideología liberal, y se presenta como un partido desligado tanto del Partido Justicialista y de la UCR como del oficialismo.

José Luis Espert es licenciado en economía por la Universidad de Buenos Aires (UBA), cuenta con un máster de la Universidad del CEMA (UCEMA), y otro en estadística de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Ha sido profesor en la UBA y UCEMA, y también consultor económico a través de su consultoría Estudio Espert. También fue columnista en diversos medios como La Nación, El Cronista (de Argentina) y El País (de Uruguay).

A lo largo de su carrera ha sido crítico de prácticamente todos los gobiernos desde la llegada de la democracia. Tiene una gran participación en las redes sociales, y desde 2016 crea contenido para su cuenta de YouTube. En 2017 publicó su primer libro, La Argentina devorada (Editorial Galerna), donde expone sus propuestas para cambiar Argentina, y en 2019 publicó su segundo libro, La sociedad cómplice (Editorial Sudamericana).

Al ser economista, la mayor parte de sus propuestas son de índole económico, y en la página 13propuestas.com expone las principales medidas que se deberían tomar. En ellas Espert aboga por el libre comercio, el equilibrio fiscal y la reducción estatal, así como propone la implementación del sistema de vouchers en la educación. En las elecciones Primarias sacó el 2,19% de los votos.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑